Muchos consumidores, cuando escuchan una expresion BDSM, lo perfectamente asocian mediante un sadismo